Notice: Trying to get property of non-object in /home/revistaspatium/public_html/wp-content/themes/spatium/single-actualidades.php on line 16
ESCRITO POR

Notice: Trying to get property of non-object in /home/revistaspatium/public_html/wp-content/themes/spatium/single-actualidades.php on line 20


Notice: Trying to get property of non-object in /home/revistaspatium/public_html/wp-content/themes/spatium/single-actualidades.php on line 22

PUBLICADO

Thursday 2, Febrero 2017

COMPARTIR
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La inspiradora historia de un ejecutivo siempre dispuesto a enfrentar nuevos retos

La historia de Martín Ángeles Rojo, Gerente de Proyectos Corporativos de Park Office, es la clara muestra de que el camino, muchas veces, se hace al andar. Nacido hace 46 años, de niño mostró un gusto especial por dibujar, una actividad que se vio influenciada por su padre. “Empecé a ver planos relacionados con la industria que él desarrollaba, a entenderlos y con el tiempo desarrollarlos”. Esa influencia lo llevó a estudiar ingeniería industrial en la PUCP. Sin embargo, nuevamente su padre, de quién admite fue su gran inspiración, tuvo que ver en su primer contacto con el mundo inmobiliario. La crisis de mediados de los 80 provocó que las empresas de ensamblaje de vehículos de transporte de pasajeros -industria desarrollada en nuestro país allá por los años 70- quedaran vacías y que por ello la empresa familiar girara hacia un servicio de almacenamiento y a una playa de estacionamiento. “Así ingresé, aunque de manera muy básica, al desarrollo inmobiliario y a la administración de la tierra”.

‘’La batalla de la vida no siempre la gana el hombre más fuerte o más ligero; tarde o temprano el hombre que gana es aquel que cree poder hacerlo”.

Tras esa experiencia, incursiona en un Depósito de Aduana cercano al Aeropuerto Internacional, donde conoce con detalle la administración profesional de un almacén, así como el manejo de personal de todo nivel. Gracias a sus capacidades, pasa de Supervisor de Operaciones a Representante Legal del almacén para Aduanas en tan solo 3 años. Posteriormente, tras haber alcanzado su tope profesional, decide tomarse un año sabático para hacer un MBA en ESAN, lo que le permite ampliar su visión de desarrollo. “Es al egresar, en 1999, que realmente comienzo de manera profesional en el sector inmobiliario”, recuerda.

Eran tiempos previos al boom inmobiliario, donde la falta de liquidez era la norma, y pocas empresas incursionaban en el rubro. De esos años recuerda con especial aprecio su experiencia en Gremco, “una empresa realmente inmobiliaria, donde no solo se hacían departamentos dirigidos a distintos sectores –una casi única característica de nuestro mercado actual- sino que se desarrollaban edificios de oficinas, hoteles, centros comerciales e incluso el Estadio Monumental”, recuerda. Su experiencia en el sector fue diversificándose con los años, lo que le permitió desarrollar proyectos diferentes a los del resto de la industria, y relacionarse con diversas disciplinas y especialistas nacionales y extranjeros desarrollando vivienda en Lima y provincias, galerías comerciales, oficinas prime, y para el 2015 almacenamiento y hotelería. Esta trayectoria llevó a que ESAN, a través del Instituto de Economía Urbana, lo invitara a formar parte de su equipo de docentes desde el 2006.

De carácter analítico en sus emprendimientos, le gusta ser concluyente y, siempre, conciliador. “He aprendido a manejar las  situaciones con tolerancia, tratando de escuchar. Aunque cuando decido, prefiero no cambiar de parecer muy rápido”, confiesa. La música ocupa un lugar especial en su vida, habiendo practicado diferentes instrumentos desde niño. Considera que es importante para el desarrollo de las personas porque “enseña a manejar los nervios, a ser disciplinado, a tolerar y especialmente a escuchar y aprender”. “Y eso es útil si tienes oportunidad de hacer de ´director de orquesta´ en la empresa en la que trabajes, es extraordinario como esta disciplina se proyecta”, explica. Admite tener una vida familiar plena y feliz, por la cual ha dejado de lado, momentáneamente, otros hobbies como el turismo vivencial. Sus dos hijos, confiesa, son sus mayores satisfacciones y considera que su esposa es su balance perfecto. “Somos diferentes sin serlo, y eso hace entretenidas nuestras conversaciones, ya que tenemos ópticas distintas para la misma situación”.

Actualmente, su desafío más notable en lo profesional, es el proyecto Torre Orquídeas, un edificio de 27 pisos y 10 sótanos con 90 metros de alto en el corazón de San Isidro. “El reto es constante”, afirma. Su lema, que resume la clave de su éxito, es “la batalla de la vida no siempre la gana el hombre más fuerte o más ligero; tarde o temprano el hombre que gana es aquel que cree poder hacerlo”. Aconseja a los jóvenes ejecutivos que “empiecen todos los días con ganas de hacer lo que hacen, que miren hacia delante siempre, pues llegará el momento de ser protagonistas en primera fila y deben estar preparados”.

Actualidad